Sucedió el pasado lunes 8 de agosto en un acto de la quema del Haragán, dentro de las fiestas en Honor a Ntra. Sra. de La Esperanza 2016. El Haragán, un muñeco de trapo que simboliza el fin de fiestas, que este año han incrementado considerablemente el presupuesto de las mismas.

Con la quema de dicha silla, que ha pertenecido al mobiliario del ayuntamiento, cuyo valor es incalculable, ya que se trata de un conjunto de sillas que pertenece a la historia del municipio, por las que ha han pasado numerosas autoridades insulares, regionales, nacionales, así como Ministros, Presidentes Autonómicos, de Cabildos etc., Escolástico Gil quiere ir borrando la Historia del municipio rosariero, que tanto quebradero de cabeza le ha dado en su afán de ocupar “ la poltrona”.

photo_2016-08-11_08-50-06

Fuentes no oficiales, comentan que durante la quema del Haragán se escucharon rumores de que Escolástico Gil pretende continuar con esta iniciativa y realizar la quema de una silla por año hasta cumplir con los 3 años que le quedan y sustituirlas, en su afán de austeridad por mobiliario de Ikea, ya que en estas fechas la multinacional sueca, se encuentra en su campaña de rebajas, eliminando el stock de productos para el próximo catálogo.

Por otro lado, muchos vecinos no ven con buenos ojos que se haga este tipo de actuaciones ya que entienden que quemar una silla de tanto valor supone una gran pérdida patrimonial.

Consultado al personal del parque móvil municipal alegaron textualmente : “la silla estaba ahí debajo de la escalera y como no vimos otra, pues tiramos por ella. Al principio la jodía se resistió, ya que costo meterle los tornillos. Es una madera dura pero arde muy bien a ver si el alcalde nos deja una por lo menos para unas chuletas y un vaso vino”.