El municipio tinerfeño de Candelaria liberará en las próximas horas una pareja de kinkis ─también llamados chonis o shurmanos─ criados en cautividad. Estos especímenes fueron encontrados en un botellón a temprana edad, enredados en una malla que algún desaprensivo tiró por las cercanías. Hasta que fueron encontrados por las autoridades, se alimentaban de restos de cubatas.

Durante algo más de un año, La Chaxi y El Zeben, nombres a los que responden los dos sujetos, han vivido con una manada de gorilas. De hecho, la clara evolución de los shurmanos se debe a esa cohabitación. Han dado síntomas de cierta inteligencia y hasta han podido resolver una sopa de letras. “Los progresos han sido fascinantes, han llegado más lejos de lo que nos esperábamos”, comenta para LFDG uno de los biólogos encargados de la crianza. Añade que “se les pondrá un localizador, para no perderles la pista y hacer estudios posteriores”, sobre todo para observar en que entornos se moverán una vez estén en mundo abierto.

El consistorio busca aún lugar donde liberar a la pareja, pero se baraja que puede ser la Avenida de los Menceyes, en el propio municipio, o el barrio de Ofra, en Santa Cruz.