Gracias a un informador a través de Facebook, hemos podido conocer que la NASA lleva meses trabajando en secreto en un proyecto que pretendía determinar si realmente existe vida inteligente dentro del ayuntamiento de Güímar.

La misión llevaba gestándose desde que nuestra amada líder y alcaldesa se decidió a abrir la piscina a base de cizalla. En ese momento, científicos internacionales se decidieron a investigar si se trataba de algún tipo de trisomía desconocida y extraordinariamente agresiva del cromosoma 18 o si realmente el ayuntamiento se había convertido en un páramo completamente yermo de la más mínima inteligencia o sentido común. Con ese objetivo, enviaron una versión del Rover “Curiosity” a infiltrarse en el consistorio güimarero.

El escándalo ha saltado cuando la agencia estadounidense ha reconocido que daba por perdido el aparato:

No sé… todo iba normal, la misión estaba casi a punto de finalizar, estábamos a punto de demostrar la hipótesis de la alteración congénita cuando se nos ocurrió usar el aparato para pedir el acta de algunos plenos… De repente se abalanzaron múltiples seres antropomorfos con lanzas y emitiendo extraños gruñidos (…)

(…) En la última imagen que tenemos del robot se le ve huyendo, medio pintado de azul y a punto de ser asaltado por uno de estos individuos.

La Franja de Guaza ha tenido acceso a la grabación de los sonidos que emitían esos seres… esta es una transcripción parcial:

SSSfff…..ghhhmmm… AGGhhh.. rrrr…. ¿¿qué pide este??… rrrddddfff… ¡¡que se presente a las elecciones…ddfff!!… ssssmmmm… Vititi arréale… ffsssss… no sabe quien soy y..mmsss…sss….

La NASA ya se está coordinando con la ONU para enviar otra misión que se adentre más allá de la raya azul con objeto de determinar lo sucedido.
Carmen Luisa Castro, que se encontraba hoy en plena inauguración de una ducha en casa de doña Federica Gil Castro (vecina de La Hoya) no ha hecho declaraciones al respecto. No obstante, el psicólogo del ayuntamiento sí ha apuntado que las formas de “Curiosity” podrían no haber sido las más adecuadas:

es que hay que ser más constructivo… y quejarse a través de los cauces administrativos dispuestos para ello.